Select Page

La automotriz alemana Volkswagen fabricará esta semana la última unidad del emblemático Beetle, un auto que se convirtió en un verdadero ícono de la industria.
La estocada final será hoy, cuando cierre la producción en la planta del estado de Puebla, en México.
Pese a que nació durante el régimen de Adolfo Hitler, poco a poco su singularidad lo llevó a ser uno de los autos más amados por su confiabilidad y bajo costo. Solo sus versiones más recientes lo alejaron de su mercado original: la clase trabajadora.
La historia del escarabajo se inició en Alemania en 1938, en medio del régimen liderado por Adolfo Hitler. La idea era ofrecer la oportunidad a la clase media de obtener un vehículo económico y de alta durabilidad. La producción comenzó en la planta de Fallersleben, en el norte de ese país.

iProfesional