Select Page

Una de las empresas que domina el mercado automotriz no queda afuera de los avatares por la crisis del sector. Toyota suspenderá a más de 5.000 trabajadores hasta el 5 de agosto además de generar un banco de horas para que se recuperen los sábados, si es que se recupera la demanda. Las medidas aplicadas en la planta de Zárate incluyen la moderación productiva.
El pasado 2 de abril BAE Negocios anticipó la contingencia obligada por las variables del mercado, incluso con las explicaciones de la firma respecto a que su política global no contempla suspensiones y que -por lo general- en esta época de año disminuye la actividad ocasión en la que se realizan mejoras en sus maquinarias e instalaciones. Más allá de que las suspensiones no signifiquen recorte salarial para los trabajadores, en cuanto a datos duros las ventas de la automotriz también guardan relación con cifras: 33.193 unidades vendidas en el primer semestre, lo que representa una caída interanual de 39,2 puntos. Así lo consignó la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). Otro dato estadístico es que en la moderación productiva se apreciará en el stock productivo que mermó de 160.000 a 140.000 para llegar 130.000 unidades.
La compañía japonesa ostenta un liderazgo de dos décadas en el mercado local con su pick up Hilux liderando el segmento de camionetas en los últimos años.
Dentro de las variables para las automotrices, la activación de subsidios de venta para vehículos 0Km tampoco frenó la merma de operaciones en todo el arco de las automotrices, ocasión para recordar que cuando se puso en marcha ese programa las empresas -en las horas previas- incrementaron el precio de las unidades.
En Smata barajan cifras respecto a que en los últimos tiempos se perdieron 7.000 puestos de trabajo en el rubro para considerar en esa mensura a terminales, autopartistas y concesionarias. Las sombras de una reforma laboral de hecho se ciernen sobre este poderoso sector industrial, con influencia de los avatares que llegan vía Brasil en la innegable influencia de dicho mercado regional con la industria argentina.

BAE