[jue 21/09/17] Los daños causados por el terremoto en México, que ya dejó 248 muertos, edificios destruidos y escapes de gas, pusieron en alerta a la industria automotriz de ese país. Si bien la mayoría de las fábricas no sufrieron daños graves, se reportaron cierres temporales y evacuación de instalaciones.

Volkswagen suspendió ayer la producción de su planta ubicada en Puebla como medida de precaución. Según sostuvo un portavoz, la detención de la producción fue para “inspeccionar correctamente” las instalaciones.

La misma fuente detalló al medio Automotive News que encontraron “algunos daños menores en la infraestructura”, y que hoy reanudarían las operaciones. Desde México llegan a la Argentina los modelos Golf, Vento, Beetle y próximamente Tiguan de siete asientos. (TN)