Select Page
Afectados por las bajas ventas, los altos costos en los servicios públicos y la importación de productos, ya varios establecimientos metalúrgicos afincados en Casilda y localidades de la zona aledaña debieron restringir gastos para mantenerse en pie ante la crítica situación por la que atraviesa el sector. Suspensiones laborales, reducción de las jornadas de trabajo y pago de salarios en cuotas son algunas de las medidas que implementaron para seguir funcionando y no recurrir, por el momento, a despidos masivos de trabajadores…