[vie 4/8/17] En Nagoya visitamos una autopartista cuya línea de producción luce limpia como un hospital. Nuevamente, llegó el asombro cuando el dueño de la fábrica nos explicó que la limpieza no está tercerizada. Incluso, carecen de servicio de limpieza. Las herramientas de trabajo están diseñadas para que el polvo y la suciedad que producen se recojan y eliminen sin dispersarse. Muy de vez en cuando, los propios empleados hacen una limpieza extra en breves minutos al final del turno. (Cronista)