[vie 4/8/17] En la industria automotriz se mantiene una situación dual: por un lado, el Gobierno celebra el boom de ventas y lo presenta como un claro síntoma de reactivación. Como contrapartida, la producción no está haciéndose eco de ese “efecto derrame”, a punto tal que el período enero-julio cerró con una caída -si bien leve-, de 1,6%. En efecto, los patentamientos en julio mantuvieron la tendencia positiva, de la mano de una interesante tasa de variación de casi 23% respecto del mismo mes de 2016. (IProfesional)