[jue 6/7/17] La penalización impositiva para un vehículo 0km fabricado en el país hoy es prácticamente del 55%. Eso significa que cada 100 pesos que paga un comprador, el Estado se lleva 55 pesos a través de sus reparticiones nacionales, provinciales y municipales.

Según un trabajo elaborado de manera conjunta entre la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) y la Asociación de Fábricas de Componentes (AFAC), con base 2015, el 54,81% de impuestos que les cobra la Argentina a sus cero kilómetro de producción local es la penalización más alta entre los 38 países en todo el mundo que tienen industria automotriz: casi duplica los impuestos que cobra Brasil a sus habitantes y es el triple que en los países más gravosos de la Unión Europea. (Clarín)