[mie 13/9/17] Al igual que muchas otras, la industria automotriz trata de encontrar su espacio dentro del maremágnum digital. Autos conectados, de conducción asistida y autónoma, eléctricos, compartidos, son todos caminos que conforman un laberinto para la definición de nuevos modelos de negocio. La industria automotriz vive una transición entre las tendencias evolutivas, revolucionarias y disruptivas que necesitan ser administradas al mismo tiempo.

El avance de las comunicaciones forzó a un cambio en las necesidades de los consumidores. Y con ello a una revolución en la industria automotriz que necesita de aliados tecnológicos para ubicarse en un nuevo ecosistema. El juego de alianzas ya comenzó. Y los ingresos deberán compartirse. (TYN)