[lun 28/8/17] Los trabajadores de la autopartista ITEC viven uno de los tiempos más dolorosos de su historia. La Nación abrió el grifo a las importaciones con el argumento de bajar los precios caros del país y frenar la inflación. Pero la mayor penetración del exterior tiene daños colaterales que la provincia vive en carne propia. Un total de 366 obreros vienen a los tumbos desde principios de año, con licencias y suspensiones, y hace 2 semanas directamente dejaron de cobrar sus salarios. (Diario de Cuyo)