[lun 11/9/17] En los primeros ocho meses de 2017 se profundizó la caída de la producción en la industria automotriz a pesar del aumento de las ventas en los concesionarios. De esta manera, la política industrial del gobierno de Mauricio Macri se aleja del ideal de lograr un mayor componente valor local en la cadena de valor automotriz, para continuar reemplazando producción nacional por importaciones. El 71 por ciento de los autos comercializados en las concesionarias locales fueron importados.

La demanda de autos de 2017 no fue satisfecha por producción local sino que, por el contrario, el mercado argentino se abasteció de autos importados sustituyendo ventas de origen nacional. Los datos de la aduana argentina confirman lo que queda implícito del informe de ADEFA. Las importaciones de autos aumentaron exponencialmente para sus tres categorías, mientras que el ingreso de autopartes, necesarias para la producción local, disminuyó comparativamente. (Página/12)