Select Page

El Gobierno argentino está eufórico por el tratado de libre comercio (TLC) con la Unión Europea porque marca un rumbo de largo plazo, pero aclara que se trata de un proceso extenso en el que el país deberá encarar obligatoriamente reformas estructurales, como, por ejemplo, cambiar su matriz impositiva.
Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería y jefe negociador por la Argentina para el TLC, explicó detalles del acuerdo en una entrevista exclusiva con La Voz.
Se entusiasmó con la llegada de inversiones y la creación de nuevas empresas. Habló de cómo están las negociaciones para acuerdos similares con el Efta y Canadá. Y señaló los desafíos que plantean Estados Unidos y China.
El funcionario también se refirió a las reglas de origen. Hizo foco en el futuro de la industria automotriz, en el marco del acuerdo. Y explicó por qué el vino a granel quedó fuera del entendimiento.

La Voz del Interior