Select Page
China, principal socio comercial de Brasil, multiplica y diversifica sus inversiones en la mayor economía latinoamericana y la relación podría estrecharse aún más, bajo la presión de la política proteccionista de Estados Unidos. Hata 2010, las inversiones directas chinas en Brasil se concentraban en proyectos destinados a asegurar el abastecimiento alimenticio y energético de la segunda economía mundial. Pero en los últimos años se están dirigiendo de manera creciente hacia las telecomunicaciones, la industria automotriz, las energías no convencionales y los servicios financieros.