[lun 7/8/17] El oficialismo asegura que el sector fabril caminará por una macroeconomía ordenada, la recuperación de Brasil y el consumo interno y diez medidas oficiales. En plena euforia por el rebote de la industria de mayo y junio –que el año pasado destruyó 50.000 empleos–, el Gobierno asegura que el sector fabril ya tiene bases sólidas para un crecimiento sostenido en el tiempo, afirmado en la aceleración de la inversión. Sin embargo, el buen humor oficial choca con las dudas de los empresarios, que todavía necesitan más pruebas de que el país va por buen camino. (Cronista)