[jue 7/9/17] Tras el año de despegue, que para el sector fue el año pasado, después de largos años de baja producción, el 2017 se perfila como el año de la “consolidación”.

Las políticas del Gobierno de impulso a la cosecha agrícola motorizó la industria, así como también esas políticas están permitiendo el ingreso de máquinas importadas en gran cantidad (alzas del 326%, 277% y 151% en venta de implementos, tractores y cosechadoras de origen importado en el primer semestre), un panorama que está obligando a las fabricantes locales a tomar recaudos, y a la necesidad de bajar los costos para competir. “El costo argentino pesa mucho. De a poco se está empezando a exportar más pero no podemos competir con países como Brasil. El 50% del costo de una máquina son impuestos”, advierte Crucianelli. (Cronista)