[vie 06/10/17] Las ventas de autos no paran de crecer. En septiembre subieron otro 11% y acumulan un incremento de 28% en lo que va del año, pero esa es sólo una cara de la moneda. La más optimista. La otra realidad es la que surge de analizar cómo se compone el mercado interno y, a esta altura de 2017, ya no es novedad que la demanda está potenciada por la avalancha de vehículos brasileños. Sólo para reforzar esa idea, un par de datos son más que suficientes: en los primeros nueve meses del año, las ventas de 0 km producidos en Brasil registran un alza de 56% mientras que los “made in Argentina” caen 5%. Es por eso que la importación de vehículos ya es récord. Más del 70% de las unidades que se comercializan llegan del exterior y, de todos esos vehículos, los que vienen de Brasil son amplia mayoría. Dos de cada tres autos que se venden internamente tienen ese país como origen. Algo inédito.

Todo esto lleva a una pregunta: ¿los argentinos se enamoraron repentinamente de los autos brasileños? Obvio que la respuesta es negativa; la causa, como tantas veces, no depende del corazón, sino del bolsillo. (Ámbito Financiero)